¿Cómo le va a Miami en un estudio sobre movilidad en 100 ciudades atractivas para trabajar y vivir?

El tráfico y la pobre oferta de transporte público es una de las mayores pesadillas que enfrentan a diario millones de personas que viven o trabajan en Miami.

Aunque la ciudad cuenta con tres sistemas de transporte públicos —uno de autobuses (Metrobus), otro de trenes (Metrotrail) y otro de metro elevado (Metromover)— se quedaron cortos hace años y sus planes de ampliación siguen siendo eso... planes.

Este problema se ve reflejado en el primer Índice de Movilidad en Ciudades Sostenibles, realizado por la consultora internacional Arcadis, en el que Miami se ubicó en el puesto 52 de un total de 100 que fueron evaluadas como urbes atractivas para vivir, trabajar e invertir.

El informe destaca la importancia del transporte urbano, considerado un activo clave para el desarrollo económico y la sostenibilidad general de las ciudades y sus habitantes, y ubicó en los primeros cinco lugares a:

▪  1. Hong Kong, China

▪  2. Praga, República Checa

▪  3. Seúl, Corea del Sur

▪  4. París, Francia

▪  5. Zurich, Suiza

Mientras tanto, las ciudades peores calificadas fueron:

▪  1. Riad, Arabia Saudita

▪  2. Ciudad de Kuwait, Kuwait

▪  3. Hanoi, Vietnam

▪  4. Kuala Lumpur, Malasia

▪  5. El Cairo, Egipto

La clasificación se realizó a partir del impacto de los sistemas de transporte de cada una de las ciudades en tres aspectos: las personas —cobertura de transporte, confiabilidad, horas de operación y la popularidad del sistema—, en el medio ambiente y en la economía de la ciudad y sus habitantes.

Aunque Miami se ubicó en el puesto 52 de la clasificación general, en la clasificación de América del Norte se situó en la casilla 8 de 23 ciudades analizadas:

▪  1. Nueva York, EEUU

▪  2. San Francisco, EEUU

▪  3. Vancouver, Canadá

▪  4. Montreal, Canadá

▪  5. Washington, EEUU

▪  6. Boston, EEUU

▪  7. Chicago, EEUU

▪  8. Miami, EEUU

▪  9. Toronto, Canadá

▪  10. Filadelfia, EEUU

El aspecto en el que tuvo peor calificación fue en el impacto en las personas, en el cual se ubicó en el puesto 74, algo que no extraña si se tiene en cuenta la cantidad de tiempo que pasan los viajeros atascados en el tráfico para llegar a sus trabajos y viviendas, o la cantidad de rutas que deben tomar para llegar a su destino los usuarios del transporte público.

Precisamente, el estudio llama la atención en que una de sus debilidades es que al ser una ciudad dominada por los automóviles, las personas toman sus automóviles y suman a la congestión, en lugar de caminar o tomar el transporte público.

En el impacto a las personas también se tuvo en cuanta la alta tasa de muertes por accidentes de tráfico: la Florida fue el tercer estado con mayor número de víctimas fatales en el 2016 y el Condado Miami-Dade tiene la carretera con el mayor número de muertes por milla.

En cuanto al impacto del transporte en el medio ambiente, Miami se ubicó en el puesto 44 por sus moderados índices de contaminación y el aumento del uso de la bicicleta como medio de transporte.

En el aspecto que recibió mejor calificación fue en el económico, situándose en la casilla 31 por los ingresos provenientes del transporte público.

Entre las fortalezas del transporte público en Miami, según el Índice de Arcadis, están la aplicación Miami-Dade Transit Tracker, que simplifica la planeación de cada viaje, los planes de ampliación de sus sistemas de transporte y de las ciclovías.

Sin embargo, entre sus debilidades está que es una ciudad dominada por automóviles y que las tarifas de sus sistemas de transporte no cubren la mayor parte del costo del sistema para garantizar su viabilidad.

¿Entonces qué se puede hacer?

El Índice de Movilidad en Ciudades Sostenibles sugiere cambiar la cultura de automóvil que domina en América del Norte partiendo de tres puntos básicos:

▪  Incentivar el uso del transporte público a través de precios competitivos, lo que haría que los gastos de estacionamiento sean menos atractivos, así como el uso sistemas del alquiler de bicicletas como el City Bike Miami.

▪  Usar aún más las herramientas tecnológicas como las aplicaciones de trasporte público, las tarjetas inteligentes, el Wi-Fi en los sistemas de transporte público, entre otros.

▪  Encontrar soluciones de movilidad sostenible por medio del trabajo en conjunto de los políticos de los condados con los departamentos estatales de transporte, las agencias de transporte público, las empresas privadas y los inversionistas.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.